Caminos Amigables con los Felinos

El desarrollo de infraestructura vial es una necesidad de las comunidades humanas en todo el mundo, pues es parte fundamental en el desarrollo económico y social; permite trasladar productos, insumos, personas de un lugar a otro, etc., sin embargo, inevitablemente tiene un impacto negativo sobre la vida silvestre alrededor de éstas, ya sea a corto plazo durante el proceso de su construcción o a largo plazo, a partir del inicio de sus operaciones. Estos impactos son evidentes no solo localmente, sino también en la zona de amortiguamiento de la obra, que puede extenderse desde 50m hasta 1-2km.

Los principales efectos negativos sobre la vida silvestre son:

  • Fragmentación de hábitat
  • Transformación y degradación del hábitat
  • Reducción del hábitat
  • Muertes por atropellamiento de especies grandes y pequeñas
  • Alteración de los regímenes de flujo naturales en ríos y quebradas
  • Contaminación sónica
  • Contaminación del aire y del suelo
  • Dispersión de especies exóticas
  • Cambios microclimáticos

Con todo lo anterior en mente, este proyecto de Panthera inició en el año 2011, con el objetivo de definir una metodología para identificar pasos de fauna en los caminos dentro de Corredores Biológicos o Unidades de Conservación del Jaguar.

Se inició trabajando sobre las 2 rutas nacionales que atraviesan el Subcorredor Biológico Barbilla-Destierro (SBBD), estas son la Ruta 415 (desde la Alegría de Siquirres hasta La Cuesta del Mandarino – 15km) y la Ruta 10 (desde Moravia de Siquirres hasta Tres Equis de Turrialba – 18km), se utilizaron 4 fuentes para la identificación de los pasos de fauna:

  • Recorridos
  • Entrevistas
  • Cobertura boscosa
  • Cámaras-trampa

Como resultado, para la Ruta 415, se identificaron 6 sitios de pasos de fauna y se recomendaron medidas de mitigación para reducir el impacto de la pavimentación en la conectividad biológica del SDDB. Para la Ruta 10, se obtuvo evidencia del cruce constante de la calle de pavimento por varios individuos de manigordo (Leopardus pardalis), en un corto tramo de la carretera. También se registró la actividad de grisones (Galictis vitatta), a escasos dos metros de la calle.

A partir de esto Panthera ha apoyado varios proyectos de tesis de estudiantes que han monitoreado otras rutas nacionales contribuyendo a aumentar el conocimiento y la experiencia en este tema.